TESTIMONIOS DE NUESTROS CLIENTES

28 AÑOS

Pedro

Sevilla

 

Mi idea inicial hace tres años, justo cuando me apunté a mi primer gimnasio, pues no había estado en uno nunca, era la de dejar la vida tan sedentaria que llevaba principalmente por culpa de mi trabajo, que es básicamente de oficina, que implica estar varias horas al día sentado delante de una mesa y un ordenador. En este sentido, el amplísimo y exhaustivo conocimiento de Oliver en corrección postural no sólo hizo que al cabo del tiempo mejorara mi postura y molestias con la espalda de forma inimaginable, si no que a medida que avanzaba, también empezara a aspirar a sentirme más fuerte y por qué no, mucho más atractivo físicamente hablando por supuesto.

Su disciplina a la hora de realizar los ejercicios correctamente en cuanto a postura, y por tanto evitando posibles lesiones, es tal, que puede llegar a parecer hasta “maniático”. Nada más lejos de la realidad, se preocupa por que no sólo mejores físicamente progresando en el tiempo, sino que también aprendas para tu enriquecimiento personal en la materia y que te sirva en un futuro. Una muestra de ello son sus completas y originales tablas, adaptadas a las necesidades según el cliente, que cambia regularmente, muy bien presentadas gráficamente. Siempre muy puntual, y muy versátil a la hora de horarios, se adapta según la disponibilidad del cliente sin mayor problema.

En definitiva, después de tres años, el hecho de no tener molestias de espalda en el trabajo, poder cargar cosas pesadas sin apenas “desmontarme”, poder correr varios minutos o subir escaleras sin sentirme ahogado, comprobar que estoy más fuerte en el día a día, y por qué no, mirarme al espejo y gustarme lo que veo. A parte de mis méritos propios, tengo que agradecer a Oliver, y muy orgulloso que me encuentro de ello.

44 AÑOS

Roberto

Sevilla

 

El entrenamiento personal me ha servido para desconectar de la rutina diaria del trabajo, que llego incluso a provocarme problemas de sueño, gracias al entrenamiento he conseguido conciliar el sueño con facilidad y conseguir descansar por las noches. Una vez que empiezas a entrenar con un Personal trainer se genera una necesidad de entrenar muy grande, tanto que, crear un sentimiento de bienestar tanto por dentro como por fuera. Si hablamos de los resultados tengo que decir que he bajado de peso la definición muscular es más que apreciable, consigo movilizar mi cuerpo con energía y dinamismo algo que para mí era impensable hace solo un 1,5 año. Otro aspecto que debo comentar es la confianza que se crea con tu entrenador, ya que, no solo es mi preparador sino que en ciertos momentos llega a ser un compañero, que me motiva incluso cuando no tengo ganas de entrenar y se genera un vínculo más allá de lo económico. Por último decir que gracias al entrenamiento, he visto que estilo de vida debo evitar como es el sedentarismo y la desmotivación por cuidar mi salud, si nunca has probado tener un entrenador personal te invito a que pruebes esta experiencia y veras como tengo razón.

24 AÑOS

Purificación

Sevilla

 

Cuando empecé a entrenar con Alejandro tenia las dudas que a más de uno nos pueden surgir, ¿conseguiré los objetivos?, ¿estoy invirtiendo bien mi dinero?, ¿recibiré un trato profesional por parte de mi entrenador?; tengo que decir que desde el primer momento noté tanto la confianza como la profesionalidad de mi preparador, porque antes de tomar la decisión de recibir su servicios, me hizo ver en qué estado físico estaba en ese momento, y a donde podíamos llegar estableciendo plazos de tiempos reales sin llegar a venderme algo que no podíamos realizar.


Uno de los aspectos principales a destacar es la comprobación progresiva de los objetivos marcados mediante el seguimiento de un profesional, con distintos tipos de valoraciones continuas (flexibilidad, fuerza, capacidad aeróbica y  resistencia).
Tras la valoración inicial y fijación de los objetivos, Alejandro te muestra la planificación a lo largo de los plazos establecidos, evitando el estancamiento en la condición física.
La mayor diferencia que notas al contratar a un entrenador personal,  es que los entrenamientos son muy variados y divertidos.


Termino las sesiones con la satisfacción de haber aprovechado mi tiempo y esfuerzo; es más, los días en los que no programo el entrenamiento con mi entrenador mi motivación por entrenar disminuye.


Me alegro de haber empezado con mi entrenador, no solo por conseguir los objetivos, sino por el aprendizaje que recibo para llevar una vida mejor.